COEBA CREEX CEOE CEPYME horizontal1

CREEX ve positivo el acuerdo sobre el fondo europeo de reconstrucción pero advierte que no puede financiarse a costa de recortar la PAC

El Secretario General de la Confederación Regional Empresarial Extremeña (CREEX), Javier Peinado, ha calificado como “positivo” el acuerdo alcanzado por los 27 para poner en marcha el fondo europeo de reconstrucción, pero ha advertido que este fondo “no puede financiarse recortando en partidas para el campo, porque eso sería una grandísimo error, muy perjudicial para regiones como Extremadura”.
 
Peinado ha explicado que, a falta de conocer la letra pequeña, el montante de ayudas a fondo perdido y créditos que conseguirá España es muy relevante, y puede suponer un importante empuje para salir de la crisis económica “siempre que en la aplicación de los fondos el Gobierno confíe en el diálogo social, porque en cuestiones como la digitalización y las medidas de economía verde y circular es el empresariado el que debe llevar la iniciativa para que las inversiones logren el objetivo de generar valor añadido, esto es, riqueza, actividad y empleo”.
 
En cuanto a las exigencias de reformas que conlleva el pacto, el Secretario General de la CREEX ha abogado por el consenso: “no se pueden hacer anuncios que generen desconfianza en socios comunitarios o inversores; si ha de reformarse la reforma, valga la redundancia, nos sentaremos a hablar, para mantener lo positivo, que es mucho, y corregir aquello que haya que corregir, pero andar con anuncios de hacer tabla rasa con todo no es algo que genere ni estabilidad ni confianza”.
 
Como aspecto negativo del acuerdo, Peinado ha subrayado las noticias que alertan de una reducción de los fondos de la PAC, que en Extremadura podrían suponer alrededor de 60 millones menos por año. “Detraer fondos de la PAC para financiar parcialmente esta reconstrucción sería un grave error, que dañaría mucho a regiones como Extremadura, pero afectaría a todos; si algo ha quedado claro durante lo más duro de la pandemia es la importancia del sector agroalimentario, como sector esencial, por lo que la política correcta a aplicar sería reforzar estos fondos para que también el campo avance hacia la digitalización y la sostenibilidad, no quitar dinero, lo que impediría afrontar las inversiones necesarias para el cambio”, ha afirmado, para añadir: “hay que reconducir esta parte del debate, y hacer entender que una UE con unas producciones agroganaderas debilitadas, a expensas de terceros países, es una UE con un talón de Aquiles muy importante, que pondría su alimentación en manos de otros, y eso es un riesgo permanente”.