COEBA CREEX CEOE CEPYME horizontal1

La Junta facilita a las empresas y autónomos el acceso a la financiación en línea con lo demandado por la CREEX

mujeres trabajando
El Consejo de Gobierno ha dado un primer paso en la tramitación de un nuevo decreto ley que permitirá, por un lado, modificar la Ley de Espectáculos Públicos y por otro, ofrecer facilidades de acceso a la financiación sin coste para pymes y autónomos de la región, en línea con la demanda de la Confederación Regional Empresarial Extremeña, CREEX.
 
Concretamente, el decreto ley tiene como objetivo ofrecer facilidades de acceso a la financiación a las pymes y autónomos de Extremadura, mediante la subvención a Extraval para la creación de una nueva línea de 20 millones en préstamos con un aval del 100%.
 
El incremento de los avales y la subsidiación de intereses formaban parte de las propuestas de CREEX en las conversaciones con Junta de Extremadura y sindicatos, dadas las dificultades que microempresas y autónomos están encontrando a la hora de acceder a los créditos ICO COVID, que, si se les otorgan, se dan en peores condiciones que a las grandes empresas, en cuestiones como el tipo de interés.
 
Ahora, con la decisión de la Junta, no habrá ya motivo para que exista discriminación alguna en la concesión, señala la CREEX.
 
Se estima  que estas medidas podrán llegar a 2.000 pymes y autónomos de Extremadura, según ha señalado la portavoz de la Junta de Extremadura.
 
Modificación de la Ley 7/2019 de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de Extremadura
Por otro lado, este decreto ley modifica la Ley 7/2019 de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de Extremadura con la finalidad de que, concluido el Estado de Alarma y sus prórrogas, los establecimientos y locales referidos en el ámbito de aplicación de esta ley puedan desarrollar su  actividad  conforme a los criterios de seguridad y sanitarios definidos en el plan estatal de desescalada. Con ello se pretende evitar que esta nueva situación entre en colisión con los requerimientos  de la normativa regional, estableciéndose un plazo de 1 año más para su aplicación por parte de los establecimientos recreativos.
 
Esta medida va en la línea con lo demandado por la Confederación Regional Empresarial Extremeña (CREEX) en el seno del diálogo social, en el sentido de que se busquen fórmulas para flexibilizar exigencias a estos establecimientos que pudiesen suponer un obstáculo más para la recuperación económica y la viabilidad de las empresas y autónomos.
 
La medida, ha dicho Gil Rosiña, afectará a más de 5.000 bares y alrededor de 850 restaurantes de toda Extremadura. Además, la portavoz ha señalado que se está a la espera de que se apruebe una nueva orden ministerial en la que se deben concretar las medidas de seguridad e higiene para el sector de la hostelería.